user_mobilelogo

carmen morales rodriguezAunque las leyes prohíben la participación de menores en las apuestas online, según la "Guía para profesionales para el buen uso de las TIC", que también va dirigida a padres, el 18 % de los jóvenes ha realizado algún tipo estas apuestas.

En general, las apuestas en línea superan a las apuestas presenciales entre los jóvenes, ya que hay mayor disponibilidad (cabe señalar que existen más de 2.500 sitios web de apuestas); tienen mayor aceptación y transmiten efectos visuales atractivos que incitan al juego; favorecen el anonimato y los jóvenes experimentan una satisfacción inmediata.

La directora general de Protección de la Infancia y la Familia, Carmen Morales, explica que "las nuevas tecnologías tienen muchas ventajas pero también conllevan peligros, de ahí la oportunidad de encargar esta guía que puede y debe ayudar a los profesionales, pero también a las madres y los padres, a afrontar los nuevos peligros que puedan influir en sus hijos e hijas". "Entre ellos podemos destacar las adicciones al juego en general y el juego de apuestas en particular, que además está promocionado por los ídolos deportivos de muchos jóvenes", apuntó Morales.

Según la Guía, elaborada por el catedrático de Psicología Clínica, Psicobiología y Metodología de la ULL, Juan Capafons, "las apuestas online tienen una mayor incidencia en la población joven entre los 16 y los 24 años, y pueden convertirse en un juego patológico, destacando que hay estudios que incidan que entre un 3 y un 9% de los estudiantes universitarios son jugadores patológicos, lo que es un indicador de una salud mental inadecuada actuando como un mecanismo psicológico de defensa y alivio de los estados emocionales depresivos".

Carmen Morales apunta que "al apostar a través de un ordenador él sabe si es la primera vez que juegas y las veces que entras en las web de juegos, por lo que te dejará ganar para incitarte a seguir jugando y por tanto a perder dinero".

El perfil del jugador de apuestas en línea patológico es el de un varón que vive en una ciudad, con un nivel educativo bajo, con pocos ingresos económicos, y con una actitud similar en su círculo de iguales.

Para ser considerado como un jugador patológico debe reunirse al menos cuatro de los siguientes síntomas en un periodo superior a doce meses:

  • necesidad de apostar cada vez mayores cantidades de dinero;
  • estar nervioso o irritado cuando se intenta reducir o abandonar el juego;
  • tener la mente ocupada en las apuestas;
  • apostar cuando se experimenta desasosiego;
  • jugar al día siguiente de haber perdido para recuperar el dinero;
  • mentir en su grado de implicación en el juego;
  • poner en peligro relaciones personales, académicas o profesionales; o
  • pedir dinero para seguir jugando.

La Guía también explica una serie de terapias para combatir la patología que van desde el juego controlado, psicofarmacología, intervención cognitivo-conductual; control de estímulos o terapia racional-emotiva entre otros.

 

octsiEl OCTSInoticias octsiNoticias OCTSIinformes octsiInformes OCTSIestudios informesEstudios e InformesindicadoresIndicadoresestadisticas oficialesEstadísticas OficialesboletinSuscripciones

  • Última actualización: 13 Diciembre 2018